LECTURA, ESTUDIO E INVESTIGACIÓN

  Seminari de Textos i Casos Clínics

Lectura del Seminario XX: Aún [ STC ]

Entre el amor y el goce, el no todo del lado mujer.

Coordinación: Comisió d’ Estudis d’ ACCEP ( Jaccqueline Aritzia, Ferran Anell, Carmen Lafuente, Clotilde Pascual, Rut Sonnabend)

Docentes: Manuel Baldiz, Rosa Roca, Ana Martínez, Rithée Cevasco, Carmen Lafuente, Ramón Miralpeix, Laura Frucella, Carmen Gallano.

Sábados de 10:00 a 14:30 (8 sesiones – 36 horas)

 

En este seminario Lacan aborda la pregunta que Freud dejó sin respuesta después de aventurarse varias hipótesis: ¿Qué quiere una mujer?
Freud utiliza con las mujeres el patrón válido para el hombre en relación a la sexualidad, es decir, el Edipo. Pero finalmente reconoce su fracaso en dar respuesta a un deseo propiamente femenino.

Lacan reformulará la diferencia de los sexos recurriendo, por un lado, a la oposición de dos lógicas, la lógica del todo fálico para los hombres y la del no-todo fálico para las mujeres, y por otro , a la oposición de dos tipos de disfrute, uno fálico y el otro suplementario.
El Edipo freudiano queda reducido a una lógica del todo, lógica que no da cuenta de la posición femenina ya que no tiene en cuenta el goce suplementario que le corresponde. No todo el goce en la mujer pasa por la castración, por lo que decimos que no está toda en el disfrute fálico. Pero el goce suplementario no las puede nombrar y esto las lleva a recurrir al amor para nombrarse. A falta de poder ser La mujer, queda la opción de ser una mujer elegida por un hombre.
Lacan habla de amor al principio del seminario diciendo que el amor se dirige a la imagen especular y vuelve a hablar al final para añadir que el amor viene del inconsciente, por tanto, de un saber no sabido por el sujeto.
Todo amor tiene su apoyo en cierta relación entre dos saberes inconscientes. Pero dos saberes que si bien afectan al sujeto, el sujeto desconoce. Remite así el enigma del amor a dos saberes no sabidos. Por lo tanto el enigma no se resuelve aunque se conozca la procedencia del mismo.
En la elección de amor está presente el reconocimiento, por signos enigmáticos, de la forma en como el ser es afectado en tanto sujeto por el saber inconsciente. Por eso dice Lacan que el amor hace signos, señales que permiten el encuentro entre dos cuerpos. Sin embargo, lo que no hace señales es el goce del cuerpo del Otro. Este goce no da ninguna señal para que se produzca el encuentro sexual: "El goce del cuerpo del Otro no es signo de amor." Es decir, que este goce, no hace signos, los signos que conducen al cuerpo del otro son signos que provienen del inconsciente y que llamamos signos de amor. Pero estos signos hacen fracasar el encuentro, ya que no se goza del cuerpo del otro sino de la parte de sí mismo que se reconoce, inconscientemente, en este otro. El misterio del cuerpo a cuerpo sexuado se resuelve sólo por el inconsciente y por eso Lacan dice que el hombre hace el amor con su inconsciente.
En el amor es el sustituto de la imposible relación entre los sexos. Entre hombre y mujer no hay simetría ya que si bien una mujer es para el hombre un objeto "a" (más tarde un síntoma), el hombre puede ser un estrago para la mujer. Este estrago deriva de lo que ella exige al hombre y que no se sitúa del lado de la reivindicación fálica sino de la exigencia de que el hombre dé algo más que su deseo en la escena amorosa. Ella le exige que venga a tapar el significante de la falta en el Otro. En esta exigencia podemos situar lo que Lacan llama a L’ Étourdit, la "surmoitie", el superyó femenino. Identifica este superyó femenino con la voz de la esfinge que conmina al hombrecillo a hacerse Tiresias, a ocupar el lugar del Otro. Es la voz que pide más: "Encore"
"Aún" es el nombre propio de la falla del Otro de la que parte la demanda de amor de las mujeres, demanda que es exigencia de ser y de gozar.
Las mujeres quieren amor pero no porque el amor les asegure un tener por procuración, tesis de Freud, sino porque el amor les asegura un ser del lado fálico y también un gozar.
Lacan nos dice que en este seminario, si bien se cree que habló del amor, puso, sin embargo el énfasis en el goce al acuñar un nuevo término: "lalangue". Con este término remarca el goce ya que presenta la lengua, no como instrumento de comunicación, sino como instrumento de goce.

Habló, por tanto, de lo real de las mujeres, un real vinculado al amor.

 

 fechatema docente
1 19 /10/2019   

Introducción al titulo de este seminario, cap 1

Presentación del caso: Josep Moya

Modera: Rut Sonnabend
 Manuel Baldiz
2 09/11/2019 

El goce  del Otro y el amor, cap 2

Presentación del caso: Xavier Campamà

Modera: Adriana Ferrari
Rosa Roca  
3 14/12/2019 

La función de lo escrito. El amor suple la ausencia de relación sexual, cap 3 y 4

Presentación de caso: Jacqueline Ariztia

Modera: Valeria Ferreira
 Laura Frucella
4 11/01/2020  

Posición Femenina : el otro goce cap 5 y 6

Presentación de caso: Sergi Vilardell

Modera: Miquel Compte
Carmen Lafuente
5 15/02/2020  

La lógica de la sexuación cap 7

Presentación de caso :Angels Petit

Modera: Anna Gasull
Ramon Miralpeix
6 14/03/2020   

El saber, la verdad y el cuerpo, cap 8 y 9 

Presentación de caso: Matilde Pelegrí

Modera: Pedro Pablo Arévalo
 Rithée Cevasco
7 18/04/2020   

Redondel de cuerda, cap 10

Presentación de caso : Laura Abadía

Modera: Ferrán Anell 
 Ana Martinez
 8 Mayo 2020

Jornada conjunta de los colegios clínicos

del Campo Lacaniano
 
9 06/06/2020    

El amor, de la contingència a la necesidad, cap 11

Presentación de caso: Maria Inés Rosales

Modera: Clotilde Pascual
 Carmen Gallano